miércoles, 16 de diciembre de 2015

Un cuerpo saludable

Tu cuerpo físico y tu espíritu son propiedad de Dios. ¿Por qué? Porque Cristo Jesús pagó por ellos.
El dio Su vida en precio de tu rescate.

"Porque habéis sido comprado por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios."  (1° Cor. 6:20)

Ya no tenemos derecho de hacer lo que se nos da la gana con nuestro cuerpo y espíritu como hicimos antes de ser cristianas.
No podemos fornicar, ni tomar drogas perniciosas, alcohol en exceso, ni fumar, y ni siquiera comer demasiado, lo cual es también dañino. No es que algunas de estas cosas sean malas en sí mismas, sino que son destructivas para la propiedad de Cristo, su cuerpo, y Él tiene las respuestas adecuadas de por qué no debemos de practicar tales cosas.

No debemos adulterar más en nuestros espíritus con los horóscopos, las predicciones de suerte o los falsos cultos. Aunque parezcan inofensivos, son engañosos y dañinos, y no debemos de practicarlos porque nuestros espíritus ahora pertenecen a Cristo y Él ha escogido la mejor manera para que desarrollemos nuestros espíritus.
El precio que Él pagó por vos y por mí, querida Amiga fue grandioso, y Él ha determinado conformar tu cuerpo y tu espíritu a Su misma imagen. Pero nunca podrá hacerlo en forma total si le opones resistencia.

No es que Dios nos llena de reglas para cómo vivir: no beber, no fumar, no hacer ésto o aquello. Dios nos da formas de santidad que van por encima de estos vicios superficiales que he mencionado. Una vez que el Señor Jesucristo posee tu espíritu, estas cosas se caen por sí solas, como las hojas en otoño. 
A medida que avanzas en Su palabra te darás cuenta en forma más profunda de que eres de Su propiedad y que has renunciado a tus derechos personales, el pecado ya no es algo cuestionable.

Pon tu espíritu a tono según la voluntad de Dios. Has todo lo posible para mantener tu cuerpo saludable; y de esta manera traerás gloria al nombre de Dios.


   

lunes, 14 de diciembre de 2015

Sometidas a Su Espíritu

El espíritu del mundo es una presencia real porque se le compara con el Espíritu Santo de Dios de quién sabemos que es una Persona. 

"Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios..."   (1° Cor 2:12)

¿Cómo tratar de forma efectiva con este espíritu del mundo?¿Cómo opera en nosotras de manera que nos hace vivir como sino hubiésemos recibido el Espíritu Santo?
El espíritu del mundo entra en nuestras vidas de muchas maneras y podemos ilustrarlo haciéndonos esta pregunta: ¿Qué valor damos a las cosas que forman el círculo alrededor del cuál nos movemos? Nuestros hábitos, nuestras posesiones,o falta de ellas, ¿Indican acaso si estamos llenos del Espíritu Santo o del espíritu del mundo?

En nuestro mundo hay muchas cosas fabulosas.
Están presentadas como las últimas innovaciones salidas del intelecto humano y la respuesta definitiva para todos los problemas domésticos. A menudo nos preocupamos mucho sobre a qué escuela mandar a nuestros hijos, o en qué negocio, tienda comprar y cómo comprar mejor, pero olvidamos de pedir a Dios que sea Él quién haga esas decisiones. El espíritu del mundo nos ha aturdido.

Ya que hemos recibido al Espíritu Santo, querida Amiga, por la fe, hemos de pedir a Él consejo y sabiduría. Él es la fuente y la norma suprema de toda decisión.  De esta manera, el espíritu del mundo queda bajo la autoridad de nuestro Señor y podemos usar las cosas buenas del mundo para nuestro beneficio, sin permitir que sean ellas quienes nos manejen a nosotras. 
Esta es la manera en que dejaremos obrar con libertad al Espíritu de Dios.


  


lunes, 30 de noviembre de 2015

UNIDAS POR TI - ESPECIAL NAVIDAD

Hace un tiempo algunas amigas blogueras nos reunimos en un grupo que se llama Unidas por ti. La idea del grupo era, en primer lugar, compartir juntas y ayudarnos unas a otras y, después, hacer algún proyecto juntas.

Y ¿qué mejor que esta época de fiestas y celebraciones para realizar este proyecto?  

Durante el mes de noviembre hemos estado trabajando en una revista con publicaciones de todas nosotras. Ha sido un trabajo arduo…pero muy divertido y emocionante. 
Y, finalmente, hoy te la presentamos.



Queremos agradecerte por estar ahí, por leernos, por acompañarnos, por estar con nosotras y crear una comunidad de hermanas en Cristo día a día, publicación a publicación.

Así que te dejo el enlace para que puedas acceder a la página de la revista y disfrutar de los devocionales, las recetas, las manualidades, los planes de lectura para diciembre, los devocionales y actividades para niños y muchas otras cosas más que te ofrecemos de forma totalmente gratuita.

Al final de cada artículo encontrarás un enlace que puedes pinchar a los blogs de cada una para que puedas encontrarnos sin problemas.

Pincha en la foto de portada más arriba para ir a la revista o aquí en este 
enlace- http://issuu.com/edurnemencia/docs/unidas_por_ti_navidad/1

Para que la lectura sea más fácil, utiliza estas flechas y ponla en pantalla completa. También puedes usar el zoom (control rueda del ratón o los +/- de la revista) para agrandar algunas partes en caso de que sea necesario.




Dependiendo de tu conexión las páginas tardarán más o menos en cargarse, ¡tenlo en cuenta! Si la página aparece en blanco, es porque todavía no se ha cargado del todo.

Y, si te gustó, ¡comparte! Comparte con toda mujer que creas puede encontrar la revista de bendición. Al final exponemos el plan de salvación también, así que quizás se la puedas enviar también a otras mujeres que no conocen a Cristo.

Mañana ya  es diciembre. En el viaje de una mujer seguiremos celebrando esta Navidad por todo lo alto. ¡No te lo pierdas!


martes, 24 de noviembre de 2015

Ser Agradecida por lo que tenemos

A medida que vamos desarrollando el discernimiento para conocer cuál o quién es el espíritu del mundo, llegamos a darnos cuenta de todas las cosas que nos han sido dadas libremente por Dios.


"Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido."  
(1° Cor. 2:12)

El espíritu del mundo es una fuerza destructiva tan real como la fuerza de gravedad. Puede hundirnos y seducirnos en sus redes de bienestar, fama, atracción, deseos y pasiones desordenadas, etc. Esto nos hace ciegas a las cosas maravillosas que Dios tiene para darnos libre y gratuitamente.

Si vos, querida Amiga estás tan ocupada en tu bienestar material que no te queda tiempo para Dios, entonces nunca aprenderás que El puede suplir todas tus necesidades monetarias. Si estás interesada en ser "famosa", reconocida, etc, nunca sabrás lo que significa ser conocida por tu Padre en los cielos. 
Si tu mente está enfocada constantemente en cómo agradar a la gente, ya sea en los negocios o en un nivel social, entonces nunca conocerás el gozo de servir a los demás ni experimentarás Su paz que viene como consecuencia  de aceptarte tal como El te ha creado.
Si estás buscando placeres físicos, entonces nunca podrás entrar dentro de las verdaderas relaciones del amor que tienen sus bases en lo espiritual.

¡Dios desea enriquecerte con las maravillas de Su gracia! El quiere que seas Su hija amada y disfrutes del bienestar del Espíritu que es inagotable y no se puede adquirir ni con todo el oro del mundo. El también desea que abras bien tus ojos espirituales y te decidas entre las ofertas del mundo y Sus preciosos dones.

Amiga, cuando hagas esta evaluación, y te des cuenta dónde radica el verdadero valor de las cosas, podrás descubrir la felicidad como mujer, te sentirás realizada porque has sabido y aprendido a ser feliz con las provisiones de Dios.
Mira a tu alrededor y cuenta cada posesión, cada miembro de tu familia, y piensa; que tu verdadera riqueza yace en lo profundo de tu espíritu, allí donde el Salvador ha hecho Su morada.





martes, 17 de noviembre de 2015

Mi gloria será... Jesús

Como mujeres, todas tenemos nuestros altibajos emocionales. 
Un día nos sentimos inútiles, abandonadas y despreciadas. 
Pero muy pronto este sentimiento cambia y nuestro ánimo vuelve a estar "alto".


"...para que, cómo está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor."  
(1°Cor. 1:31)

Entonces todo resulta hermoso, nuestros talentos y habilidades parecen rebosar de nuestro ser. En momentos así, sentimos que hasta podríamos ser capaces de mantener por sí solas nuestro andar cristiano y ser poderosamente usadas por el Señor.

Pero si analizamos estos sentimientos nos damos cuenta de que son simplemente eso: sentimientos.
El ser gobernadas por ellos es como tener por jefe a un tirano quien nos deja confundidas e inseguras. Los sentimientos están en un área de la personalidad que pertenece al "viejo hombre" y que debe ser traída bajo el control del Señorío de Cristo. No podemos "sentirnos" un día como mujeres cristianas y al día siguiente como personas fracasadas. Algunas emociones pueden ser muy hermosas, pero todas ellas deben de estar encausadas para glorificar a Dios.

¿Por qué es tan necesario que las capacidades emocionales sean puestas bajo el dominio y señorío de Cristo? Porque si recibimos alabanza por nuestras habilidades y talentos naturales, o si nos sentimos bien porque hemos vivido un día emocionalmente "alto", entonces nuestros esfuerzos carnales serán los que recibirán la gloria. Pero las obras del hombre natural nunca pueden ser aceptables ante Dios. Jamás podrán glorificarle porque sólo aquello que procede de Dios puede volver a darle la gloria.

A medida que el precioso Espíritu de Dios obra en su vida para producir fruto, una gloria pura y auténtica se elevará hacia el trono del Padre.

Querida Amiga, gloriémonos solamente en el Señor!




lunes, 16 de noviembre de 2015

Somos verdaderamente Ricas

¡Qué afortunadas somos! Quizás Amiga no tengas una casa, un auto, un anillo de diamantes, o preciosas joyas de oro, pero eres una mujer rica si estás en Cristo Jesús.

"Mas por El estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención."  (1° Cor. 1:30)

Como mujeres cristianas tenemos una preciosa Fuente - el Unigénito Hijo de Dios -, el Señor Jesucristo. El trae consigo una increíble cantidad de bienestar en áreas que el mundo no podría comprar a ningún precio.

¿Algunas veces te sientes tonta? Este texto nos dice que Cristo nos ha sido sabiduría. Tienes el título y la capacidad de convertirte en la mujer más sabia donde quiera que esté, porque has a prendido a conocer y andar con Dios personalmente. El es tú sabiduría. Cuando tu comida se quema o tus hijos se lastiman, o cuando tu esposo pierde el trabajo, tu puedes contar con Cristo para recibir todas las respuestas necesarias.

La justicia es otra cualidad que tienes en Cristo Jesús. No hay necesidad de luchar para conseguirla, ni pensar que por nuestra apariencia exterior solamente seremos más santas. Toda la justicia que hemos de tener ya la tenemos en Cristo. El nos ha sido hecho justicia, y nosotros no podemos proveérnosla por medio de nuestras propias acciones.

Y también tenemos santificación. Esta es una palabra muy importante que significa que los cristianos son puestos aparte para el servicio y los propósitos de Dios. ¿Sabías, querida Amiga que no puedes apartarte por tus propios medios para Dios? El texto de hoy, dice que Cristo ya nos ha sido hecho nuestra santificación, y que El ha llenado todas las calificaciones necesarias.

Somos verdaderamente ricas en los atributos de nuestro Señor Jesucristo. Vivamos entonces como verdaderas hijas del Rey.






viernes, 13 de noviembre de 2015

Mensajera de resultados Eternos

El darse cuenta que le "plugo" (agradó, gustó, deleitó) a Dios el usar la locura de la predicación de la cruz para salvar a la gente es ver al Señor en una nueva perspectiva. Nos da una maravillosa visión de su inteligencia.

"Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación."  (1° Cor. 1:21)

En otros textos de la Biblia, vemos que a medida que tomamos la actitud de un simple niño, y esa es la condición, nunca podremos ser parte de Su familia. ¿Cuántas de nosotras nos comportamos como niñas? Muy pocas; y aquellas que lo hacen se acarrean la crítica de las demás como si fueras extraña o fanática. Pero Dios usa justamente a estas "tontas" y simples mujeres, para dar a conocer las buenas nuevas más grandiosas que jamás hayan existido sobre la tierra, pues son portadoras del mensaje de vida eterna.

El Evangelio debe ser entendido universalmente. La persona más simple y la más educada deben ser capaces de entender los conceptos básicos del sacrificio de Cristo a su favor. Lo mismo sucede con los pobres y los ricos, los afortunados y los desgraciados, etc.
La predicación de la cruz es un buen "nivelador" en este sentido.

Para la mujer cristiana, el Evangelio es poder, vida y salvación.  El transmitir su sencillo mensaje a los demás es un desafío a nuestra fe y un gozo para nuestros corazones. La visión de esta mujer se ensancha a medida que se da cuenta de que tiene el potencial de la vida eterna pronto y a mano para ser compartido fácilmente con cualquier persona necesitada.

Querida Amiga, comienza a compartir el mensaje de la cruz con tu esposo, tus hijos, tu familia, tu vecina... Dios tomará esa "locura de la predicación" y la volverá en una fuente de amor y bendición con resultados eternos.






jueves, 12 de noviembre de 2015

La Verdadera Sabiduría

¿Conoces a algún "disputador"? Un disputador es esa persona que tiene una respuesta para todo, para cada situación, cada problema, cada persona.

"¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?  (1° Cor. 1:20)

Cuando alguien contradice sus opiniones, dicha persona lanza una serie de razonamientos sobre por qué siente y sostiene lo que piensa. Para ella, todo tiene su explicación, y podrá encontrar la respuesta a cualquier pregunta. 
Este tipo de persona es en general bastante bien educada y llena de experiencia. Además, cree firmemente tener razón en todo aquello que sostiene.

Dios dice que la sabiduría de este mundo es muerta, la misma afirma que sólo deberían de subsistir los más fuertes. Declara que no hay vida después de la muerte, rehúsa creer en los milagros y pide evidencias científicas para cada cosa que ve. Debate las cosas desde su punto de vista basado en la historia y nunca toma como verdadero el testimonio de un testigo ocular: como el ciego que vio después que Jesús le había sanado y no pudo encontrar una explicación que satisficiera a aquellos fariseos muertos de curiosidad.  

El "disputador" usa la sabiduría mundana para probar infinidad de cosas, pero no conoce a Dios porque está lleno de su auto-conocimiento y super-abundancia de hechos que pronto pasarán. Todo conocimiento ha de pasar a la luz de la Verdad que permanece para siempre.

La Biblia dice que Dios ha enloquecido la sabiduría del mundo. El ha hecho esto, porque por supuesto El no está muerto, La sabiduría del mundo es tonta a los ojos de Dios porque los milagros siguen sucediendo, sin ninguna razón científica. La sabiduría que proviene de Dios se ve en la fe y en las cosas que pueden suceder cuando esa fe es liberada. 
De manera que oremos por los "disputadores": pueden que luchen tanto que al final tengan que morder el polvo de su propia derrota y encuentren al único y sabio Dios.

Querida Amiga, que Dios sea el único dador de nuestra sabiduría, para poder vivir sabiamente y No ser de estorbo a nadie.







lunes, 9 de noviembre de 2015

Usa la inteligencia para dar gloria a Dios

Uno de los falsos dioses de nuestra generación puede bien ser la educación: hay muchos que pasan la parte más extensa e importante de sus vidas tratando de obtener un título tras otro, sin nunca llegar a obtener un conocimiento que les satisfaga. 

"Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, y desecharé el entendimiento de los entendidos."  (1° Cor. 1:19)

Pero bien usada, la educación es una preparación para saber tratar efectivamente con el mundo que nos rodea y también con la vida misma. 
No es una meta, simplemente un medio.

Dios nos creó con habilidades mentales extraordinarias e instintos naturales asombrosos. Decir que estas cosas no fueron dadas para que no las usemos ni las desarrollemos, sería una contradicción a la inteligencia de nuestro Creador. Todas las cosas en este mundo nos son dadas para nuestro uso. Debemos tener la sabiduría de usar y no abusar de ellas. Todas las cosas han de traer honor y gloria a nuestro Señor Jesucristo, incluida por supuesto, la educación.

¿De que sabiduría y entendimiento está Dios entonces hablando en este texto? ¿Podemos encontrar a Dios mediante nuestra inteligencia? Por supuesto que no. El es Espíritu y la única manera en que podemos adorarle es en Espíritu y en verdad (el Señor Jesucristo es la Verdad). De manera que Dios está refiriéndose a mujeres que creen que su sabiduría humana les es suficiente para ser personas completas. La sabiduría de hace una año atrás puede resultar tan antigua que sea tonto el enseñarla en el día de hoy. 
La ciencia, la industria y la invención no pueden estar atadas a ideas originales. El conocimiento debe ir en avance y en aumento, pero llegado su día, pasará.

La verdadera sabiduría está querida Amiga, en aquella mujer que teme a Dios. Un entendimiento real es el conocimiento personal de Jesucristo como el Señor del universo y Señor personal.
Usa la inteligencia que Dios te dio para dar gloria a Él.

.Patricia.



lunes, 2 de noviembre de 2015

El poder de la cruz

Pensando en los hechos básicos de la experiencia de Cristo en el Calvario, el mundo llega a ridículas conclusiones acerca de la veracidad o autenticidad del mismo. ¿Por qué un Dios Todopoderoso debería de tomar  forma humana, sufrir limitaciones, y soportar más de treinta años de burlas e incredulidad de parte de la gente?

"Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotras, es poder de Dios."  (1° Cor. 1:18)

¿Por qué debía contemplar y sentir el desprecio de aquellos a quienes quería alcanzar, y al final sufrir una terrible muerte a manos de aquella gente que Él mismo había creado? Parece increíble, ¿no es cierto?
Pero por cientos de años esta misma historia contiene el más poderoso mensaje que jamás se haya dado,y que puede cambiar cientos y miles de vidas. 
Es el hermoso relato de la extensión de Dios hacia Su creación y Su absoluta voluntad de anonadarse a Sí mismo para ser el Todo de aquellas que le aceptan. Esto es lo que se llama verdadero y auténtico poder.

El hablar de la cruz trae poder y da autoridad al predicador. 
Nada puede compararse con el contar estas buenas nuevas a alguien que las oye por vez primera y que permite que Dios cambie su vida produciendo un auténtico milagro. El testificar puede causar la burla de los demás contra nosotras, pero estas semillas de luz y verdad se infiltrarán dentro del más duro y oscuro corazón. La verdad nunca puede ser apagada.

La predicación del evangelio es una cualidad eterna así como el mismo Señor Jesucristo es eterno. Cuando compartimos la verdad, estamos compartiendo a Cristo. Es entonces cuando nos daremos cuenta de que esta cruz de Jesús es el máximo poder de Dios. De modo que estemos listas para compartir el mensaje del Evangelio en sencillez y verdad, como Dios nos guíe, liberadas de toda clase de temor a causa de nuestras deficiencias personales o por la burla y la ofensa de los demás. 

Querida, Amiga seremos sorprendidas en experiencias mucho más positivas de lo que podemos imaginar.

.Patricia.




viernes, 30 de octubre de 2015

Mujer con palabras de "Verdad"

Las palabras mal escogidas en la predicación del evangelio pueden hacer que el mensaje llegue hueco a aquellas mujeres que lo escuchan.

"Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se hagan vana la cruz de Cristo." 
 (1° Cor. 1:17)

Siempre debe tenerse sumo cuidado y consideración para transmitir el mensaje de Dios.
Las mamás se dan bien cuenta de las dificultades de lenguaje que experimenta un niño de dos o tres años. Frecuentemente el niño aprende los verbos en último lugar, y si no pueden recordar la palabra correcta, inventan alguna nueva. A veces pasa que sólo mamá y papá saben lo que su niño o niña está queriendo decir. Pero esta clase de lenguaje pertenece al mundo de los niños.
Sin embargo algunas veces, ponemos un velo sobre la verdad simple de la Escritura con el propósito de hacer más "espiritual" el mensaje.

El lenguaje es espiritual por obra y gracia del Espíritu de Dios, cuando se habla claramente la Palabra de Dios. Así que, Dios no necesita elocuencia innecesaria de Su Palabra para que el Pan partido pueda ser digerible para las mujeres, amigas oyentes hambrientas.

La vida surge con simplicidad y claridad. El entendimiento viene a medida que la luz de la Palabra traspase los corazones de aquellas mujeres que aún no creen.
Estudia, querida Amiga tus motivos por los cuales deseas compartir la Palabra para determinar ante Dios que aquella VERDAD será revelada de la manera más simple para poder traer vida a las mujeres que están en tinieblas y sombras de muerte.

.Patricia.



jueves, 29 de octubre de 2015

Plena comunión

El Señor Jesucristo constituye nuestra delicia de vivir. Algunas mujeres están tan llenas de gozo que siempre desearíamos estar con ellas. Tienen el delicioso Espíritu de Cristo morando y abundando en ellas.

"Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con Su Hijo Jesucristo nuestro Señor."  (1° Cor. 1:9)

¿Qué significa el ser llamadas dentro de la comunión con el Señor Jesucristo? Esta comunión se da en tres áreas diferentes: comunión con Cristo, con otros en Él y con Él en otros.
Nuestra comunión con Cristo es una unión espiritual en el sentido más profundo, esencial y exclusivo.
Es estar en pleno e íntimo conocimiento con el Creador del Universo. Significa no volver a experimentar la soledad. Es tener el entendimiento abierto en cuanto al mundo y todos sus componentes. La comunión con Cristo trae una gratificación única, aún en la tribulación.

Nuestra comunión con los otros en Él es mucho más que pertenecer a un club selectivo o exclusivo. El lema es: "Glorificar al Señor", y su meta: "Esparcir su luz por todo el mundo." Los deberes son elevados: querida Amiga, tendremos que darlo todo, pero las recompensas son grandiosas. Los miembros de Su Cuerpo disfrutan de un compañerismo único en cualquier parte del mundo donde se encuentran. Son una sola cosa en un Espíritu.
Estos lazos son más estrechos que los mismos lazos sanguíneos.

¿Pero qué acerca de la comunión con Él en los demás?
Tu espíritu salta de gozo cuando te encuentras con otra mujer cristiana. Reconoces a la mujer cristiana , comprada y redimida con la misma preciosa sangre de Cristo. Disfrutas de Cristo en ella y su espíritu tiene comunión con Su Espíritu dentro de él.
Busca a Cristo en los demás: ¡Es una experiencia única!

.Patricia.





martes, 27 de octubre de 2015

Aspectos de la santificación

Cristo Jesús es el Dios de santificación. Ser santificada significa ser separada para ser usada por Dios.

" ... a los santificados en Cristo Jesús..."  (1° Cor. 1:2)

La separación es un doble proceso. Separación "de" los deseos mundanos y carnales de nuestra vieja criatura y separación "para" el Señor con fines de servirle.
El Señor desea que estemos separadas del mundo, de manera que no seamos dañadas o contaminadas con los poderes de las tinieblas. Dios quiere solamente el supremo bien para Sus hijas, de modo que la separación es algo indispensable para una buena salud espiritual.

¿Pero qué de la santificación para con el Señor? Esto quiere decir, querida Amiga, que debemos considerar secundaria cualquier otra relación a la luz de su relación personal con Él. La mujer cristiana debe enfocar cada acontecimiento de su vida hacia el Señor, para recibir Su advertencia o Su aprobación.

Cristo murió por todas de manera que aquellas que viven ya no deben vivir más para sí sino para Aquél que murió y resucitó por ellas (1° Cor. 5:15).
Aquí tenemos una ilustración de la santificación para el Señor: vivir solamente para Él y no para nosotras mismas.

¿Cuál debe ser nuestra respuesta hacia el Señor? Sólo puede ser una actitud de negación del yo. Si estamos centradas alrededor de nosotras mismas, nuestros intereses, nuestro propio bien, nuestros deseos, etc., entonces el Señor no podrá traernos al lugar de santificación.

Si nos ocupáramos de nuestros intereses con igual intensidad que los de Él, entonces es que aún no hemos conocido el verdadero significado de la santificación.

.Patricia.



jueves, 22 de octubre de 2015

Cristo, nuestra libertad y gozo

La soledad equivale a desolación. Una tierra seca sólo produce polvo y un desierto no puede dar vida ni sostenerla. Esto es lo que produce el pecado en la vida de una mujer cristiana.

"Sus ciudades fueron asoladas, la tierra seca y desierta, tierra en la que no morará nadie, ni pasará por ella hijo de hombre."  (Jerem. 51:43)

¿Por qué a veces las mujeres cristianas son mujeres solitarias? Sabemos que tenemos un amigo con quién hablar, un compañero constante en el Espíritu Santo y un Padre Celestial que ve cada movimiento nuestro con amor y compasión. ¿Qué es entonces lo que sucede cuando tenemos ese sentimiento de soledad y falta de amor? Las esposas lo sienten durante todo el transcurso de su matrimonio.
Los niños protestan porque se sienten solos durante su adolescencia. 
También los hombres tienen sus "altos y bajos" en este sentido.
Cuando no estamos permaneciendo en la Vid verdadera podemos sentir una hueste de emociones negativas. No nos estamos apropiando conscientemente de la vida de Cristo. Las ramas y las hojas de la vid en el reino de la naturaleza reciben su savia porque están bien adheridas al tronco principal.
Por lo tanto, si estamos adheridos al Señor en oración, en el estudio de Su Palabra, y comunicando nuestra fe a los demás, recibiremos la vida de Él.

En un lugar de soledad, tendremos amistad. La auto-compasión se tornará preocupación por el bien de los demás. El sentimiento abrumador será disuelto por la libertad y el gozo.
Querida Amiga, permanece consciente en Cristo; en Él no existe la soledad.

.Patricia.







martes, 20 de octubre de 2015

Mujer de Integridad

La ética está formada por normas de lo bueno y lo malo en cuanto a la conducta moral de una persona, sus deberes y su juicio personal.

"Alzad bandera en la tierra..."  Jerem. 51:27

La bandera a la que Jeremías se refiere no concierne solamente a los diez mandamientos, sino a toda la ley que Moisés dio a Israel. El les estaba exhortando a vivir de acuerdo a la norma que Dios les había dado. 
Bajo el nuevo pacto que vivimos hoy día, sostenemos estos mandamientos originales y además se nos es añadido otro: el del Amor.

Las mujeres cristianas deberíamos ser conocidas como personas de una gran integridad personal, honestidad y justicia.
Si Cristo no puede entrar en estas áreas de nuestras vidas, entonces estamos negando sus normas morales de ética.

Como mujeres, tenemos nuestras normas en cuanto a la pureza moral, no sólo demostrables por medio de lo que hablamos, sino por nuestra conducta. 
Como esposas, seguimos las normas de la Biblia las cuales demandan sumisión a Dios y a nuestros maridos, y la expresión de un espíritu humilde y apacible.
Como madres, ponemos normas para nuestros hijos de modo que puedan madurar con los menos problemas posibles y se puedan ajustar mejor al papel de seres adultos y responsables.

Querida Amiga, nuestras normas nunca deben bajar de la ética santa que es según Dios.

.Patricia.





jueves, 15 de octubre de 2015

Dios activo, diligente y cariñoso

Una vez que llegamos a conocer a Dios personalmente, descubrimos en nuestras vidas al más grande Consejero que podamos conocer en todo el mundo.

" Grande en consejo, y magnífico en hechos; porque tus ojos están abiertos sobre todos los caminos de los hijos de los hombres, para dar a cada uno según sus caminos, y según el fruto de sus obras."  (Jerem. 32:19)

Para recibir consejo, debemos ser capaces de escuchar y entender lo que se dice. ¿Conoces, querida Amiga, al Señor Jesucristo en tal manera que puedes conversar con Él libremente en cualquier momento y lugar? 
Si es así, entonces tienes al más grande consejero de Quien puedes recibir ayuda personal, ya sea espiritual o emocional.
Y este consejero no tiene solamente los más perfectos consejos para ti, sino que también tiene poder para obrar en tu vida. El es poderoso en hecho y palabra.
De modo que, como afirma la escritura, "... el que comenzó en nosotras la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo" (Filip. 1:6)
¿Conoces a esta clase de Dios?

Dios ve todo de lo que todos hacen en cualquier lugar y en cualquier momento. Él te dará ahora o en el futuro la exacta recompensa por cada una de tus acciones. Si la acción es negativa resultará en disciplina. Pero si lo que haces está basado en la obediencia a Sus mandatos, la recompensa resultará en bendiciones.
La sabiduría hará que busquemos su consejo y lo sigamos. 
Esta es la manera hacia el crecimiento espiritual.


.Patricia.



martes, 13 de octubre de 2015

Su naturaleza es Amor

Creo firmemente que la misericordia y el amor de Dios no son siempre suministrados de acuerdo a Su grandeza.  Cuando los miembros del Cuerpo de Cristo tienen amor los unos con los otros y para con la gente del mundo, están reflejando estos preciosos atributos de nuestro Dios, grande y poderoso.

"Que haces misericordia a millares... Dios grande, poderoso, Jehová de los ejércitos es Su nombre."  Jerem. 32:18

Pero lo que es más, Dios hace caer la lluvia sobre justos e injustos. Él es amoroso y cuidadoso para con Su creación, ya sea que ésta esté consciente de Su presencia bendita o no. La misma naturaleza de Dios es amor.

En el texto de hoy vemos tres de Sus nombres. El primero es, "Dios grande". Al buscar una explicación para el significado de la palabra "grande", encontramos estas definiciones: más de lo usual, mayor,mucho, importante, remarcable, famoso, principal, noble, generoso, favorito, muy bueno, hábil, experto, célebre.

"El Dios poderoso", significa: tener o mostrar fortaleza o poder; poderoso, fuerte, extraordinario, vigoroso, con toda la fuerza. Y el tercer nombre es "Jehová de los ejércitos". Primeramente, los ejércitos son: una gran compañía, un gran número, multitudes, un ejército, el sol, la luna y las estrellas, cuerpos celestes, y los ángeles en el cielo. De modo que un Señor de estos ejércitos es uno que tiene un control total y una cabal responsabilidad sobre ellos.

Querida Amiga, ¿Tienes ahora una idea más amplia del significado de la personalidad de Dios en estos tres nombres? Estudia cada una de ellos cuidadosamente y el Señor se te revelará a través de ellos de una nueva manera. Piensa en Su gran amor y misericordia y adora al Señor con todo tu corazón.

.Patricia.






viernes, 9 de octubre de 2015

Un Dios personal

Imagínate que estás al aire libre en una noche clara y oscura con el viento soplando suavemente. 
Pequeños insectos cantan y chirrían a tu alrededor. Comienzas a pensar en Aquel que hizo la luna y las estrellas, los cuerpos celestes de millones de toneladas que se sostienen suspendidos de la nada como diminutos diamantes.

"¡Oh Señor Jehová! he aquí que Tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo extendido, ni hay nada que sea difícil para ti..."  Jerem. 32:17

¡Él es tan grande y maravilloso, tan creativo y tan artista!
Entonces pensamos en otro aspecto de Su personalidad que complemente Su creatividad. "Ni hay nada que sea difícil para ti...!
El pensar en Dios solamente en términos de grandeza y poder es mirarle fuera de su mundo de pequeñas cosas. ¡Qué gran error! Pero dado que Dios pudo hacer todas las cosas grandes y maravillosas, ¡Él también es poderoso y capaz de hacer todas las pequeñas!

Querida Amiga, cree firmemente que Él está en las cosas de tu vida diaria.
El creer se prueba por medio de la acción.
¿Has perdido algo? Entonces pídele a Dios que te diga dónde está. 
Luego escucha, y no te sorprendas cuando Él te responda.
Dios es fantásticamente práctico. ¿Crees que Él pudo crear el mundo sobre el cuál vives y respiras y no ser capaz de salvar a tu esposo? ¡Qué contradicción! Dale el lugar a Dios y permítele a Él que entre en las pequeñas cosas de tu vida. Sé personal con Él y Él será personal contigo.
Confía enteramente en Él.